Donde sea que el sol se ponga


Hacía tanto frío ese día. Ese festival, tan raro, tan cool, tan clase media y tan económico. No parecía ser real. Tenía mi boina, que había visto una y otra vez en la vidriera. Moría por comprarla, pero Dior, era tan cara. Cobré, no lo pensé, excusada en un impulso me la llevé. En el viaje a Anoraak la perdí, quedó olvidada en nombre del amor en el asiento de la Costera.

La pasamos tan bien. Y ellos estuvieron tan fabulosos. Como Capri, como los otros con nombre de sigla en la banda. Bailamos, porque no podíamos evitarlo y porque el frío era demasiado.

Qué elegancia la de Francia, y qué bien que la pasamos.

Mme A., enamorada del cantante y fiel a sus flechazos de recital, gritaba "Anoraak, te amo" y reía, reía tanto, estaba borracha de glamour y cerveza en vaso.
Éramos muy pocos en esa pista helada pero sin nieve que nos sostenía los pies. No había terminado la última banda que ya estaban levantando todo.

Este atardecer tan oscuro, tan ocioso, tan frío me llevó a ese día. Este segundo disco, con tanto olor a playa chic con DJ y puesta de sol, calienta mis oídos llenos de invierno.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola como estas ? Me gustaria poder contactarte. me podrias enviar un email (pepaluces@gmail.com) o pasarme un número de teléfono al que pueda llamarte? Gracias. Saludos

Publicar un comentario en la entrada

Mi foto
Unfiltered view from the eyes of a newrotic.