Con J de Jarvis


Jarvis canta sólo como Jarvis sabe. Con glamour, elegancia y una tonelada de freak sex en las cuerdas vocales. Y cuando la mayoría de sus colegas caen presos de la burguesía de la mediana edad y le cantan a los amores de sus vidas, él, sólo él, puede vendernos su chapa de rompe hogares y su filosofía de establecer encuentros pasajeros sin despeinarse su perfecto flequillo inglés.

Further complications es una confesión más rockera (mal que a él le pese) que su primer disco solista. Más cerca de Pulp que de Jarvis, o a mitad de camino entre los dos mundos, si acaso es posible dividirlos.

La joya reluce en el medio del disco: I never said I was deep. Dior, el hombre canta una barbaridad de frialdad y aun así suena a bolero chic. De esas canciones que si no se “profundiza” (take the pun, bitch!) en la letra, pasa sin titubeos por una canción más de amor. Y esa es la magia con la que encanta Cocker, la ferviente exoticidad disfrazada de dulzura y estilo que nunca pasa de moda.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Mi foto
Unfiltered view from the eyes of a newrotic.